Novedades

Vinaza: De feroz contaminante a un útil subproducto de la industria azucarera

Generación de Energía, Riego y Fabricación de Fertilizante

Es el objetivo que persigue el “Plan de Concentración y Combustión de la Vinaza”, que fue oficialmente lanzado ayer por el Ingenio San Juan. Durante un acto realizado en la fábrica, el secretario de Desarrollo Productivo resaltó la importancia de avanzar con “un proyecto que apunta a resolver el problema ambiental”.
IMÁGENES ACTO. Autoridades, empresarios y profesionales lanzaron el plan ambiental. La posibilidad de que la vinaza deje de ser un grave problema ambiental para convertirse en un valor agregado de la industria azucarera tucumana, dejó de ser una utopía y comienza a cristalizarse. Ayer fue oficialmente lanzado por el Ingenio San Juan el "Plan de Concentración y Combustión de la Vinaza", que tiene como objetivos ponerle fin a la contaminación con ese efluente y aprovechar el mismo para la generación de energía, el riego y la creación de fertilizantes. Desde la empresa, el ingeniero Fernando Espeche, indicó a EL SIGLO que “este programa será puesto en práctica a partir de la zafra 2012, a modo experimental, y será definitivamente aplicado, con todo su potencial y alcance, desde 2013”. El programa, que demandó varios meses de investigación y desarrollo, además de una fuerte inversión económica, es el fruto de un trabajo conjunto del que formaron parte el Consejo Profesional de la Ingeniería de Tucumán (COPIT), la Universidad Nacional de Tucumán, la Facultad Regional Tucumán de la Universidad Tecnológica Nacional, la Fundación IRON y la Secretaría de Innovación y Desarrollo Tecnológico (SIDETEC). Representantes de esas instituciones, junto a autoridades del Ingenio, pionero en realizar este tipo de inversión ambiental, empresarios e invitados especiales, se dieron sita ayer al mediodía en el predio de esa fábrica azucarera, en Banda del Río Salí, donde tuvo lugar la ceremonia de lanzamiento del programa. Participaron, entre otros, el secretario de Desarrollo Productivo (y futuro ministro del área), Jorge Feijóo, el titular de la SIDETEC, Javier Noguera, el presidente del Copit, Eduardo Costa, la titular de la Fundación IRON y Carlos Altamiranda, en representación del directorio de la firma mencionada. Tras una breve ceremonia religiosa ofrecida por el padre Miguel Galand, las autoridades destacaron las virtudes de este innovador proyecto ambiental, íntegramente desarrollado por profesionales tucumanos, que apunta a convertir la vinaza en una fuente alternativa energía y a utilizarlo tanto para riego como para la fabricación de fertilizante. Solución ambiental "Celebramos este punto inicial adoptado por el Ingenio San Juan para hacerse cargo de este programa integral de gestión de la vinaza, que es el efluente más importante de la industria azucarera", expresó Feijóo. En diálogo con este matutino, el funcionario consideró como "muy positivo" el hecho de que "una empresa tucumana se sume a este proceso, con un proyecto que apunta a resolver el problema ambiental". Además, indicó que ahora el mismo será evaluado "desde la Secretaría de Medio Ambiente, que es el ámbito específico para el abordaje del tema en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Productivo, a los fines de coordinar y supervisar este proyecto a favor del medio ambiente". Feijóo resaltó "la decisión del ingenio San Juan para poder destilar con toda su capacidad y que el efluente de la vinaza sea tratado y reconvertido para que no contamine". En tal sentido, recordó que este efluente "tiene un 80 por ciento de agua, que es un capital indispensable que se debe respetar y cuidar y que este plan contempla ahorrar, pero también a su vez este desecho tiene componentes que tratados pueden convertirse en fertilizante que la empresa podrá aprovechar comercialmente". A su turno, la contadora Fierro recordó que "actualmente, los ingenios que destilan producen principalmente vinaza, por ello debe ser una oportunidad y un desafío resolver cómo hacer que lo abundante se convierta en un bien económico, aprovechando la vinaza para generar energía y cuidando el medioambiente". La titular de la Fundación IRON destacó que "esta es la primera empresa que comienza a aplicar este proyecto. Fue el primer ingenio azucarero que se interesó en el plan, asumiendo que el problema de la contaminación es una realidad y apostó a esta propuesta como solución”, comentó. Por su parte, el ingeniero Costa explicó que "este es un plan de tratamiento integral de la vinaza, que antes de esta fecha era un feroz contaminante, porque en una destilería por cada litro de alcohol se producen trece litros de este efluente, que contamina los ríos. Con este proyecto se produce un quiebre del paradigma, y la vinaza dejará de ser un contaminante para convertirse en un subproducto de la industria azucarera que ingresará a la cadena comercial del sector", argumentó. El titular del COPIT recordó que el programa "por un lado, permitirá generar fertilizante y devolverle al suelo sus componentes, en este caso el potasio, que es uno de los principales elementos de la vinaza y que actualmente se está importando de EEUU, a razón de 20 mil toneladas por año, para ser utilizada en la Pampa Húmeda, que tiene el gran inconveniente de sacarle los nutrientes al suelo y no poder reponerlos. Es decir que con esta medida se podrá fabricar un fertilizante rico en potasio, que será comercializado a las distintas regiones del país", puntualizó. En segundo lugar, Costa dijo que "este plan permitirá la recuperación integral del agua que posee la vinaza, a través de un proceso de destilación, lo que implicará un gran ahorro de este vital elemento. Finalmente, resaltó que "en tercer lugar, el programa apunta a la co-generación de energía, con la quema de la vinaza, que a través de un proceso tecnológico, permitirá generar toda la electricidad que necesita el ingenio, pero además dejará un excedente que rondaría los dos megavatios que sería volcado a la red pública de Banda del Río Salí y alrededores, que es la zona de influencia de la fábrica". La vinaza y sus efectos En tanto, el ingeniero Jorge Perera, quien es autor del programa y fue distingido con el Premio del MERCOSUR gracias al mismo, dijo a este diario que la clave del plan es que “permitirá poner en práctica un modelo de efluente cero. Es decir, la vinaza será totalmente reutilizada, para riego, generación de energía y como fertilizante, y lo que es más importante, permitirá un importante ahorro en el uso de agua con fines industriales”, puntualizó. El destacado profesional tucumano indicó que “un sólo litro de vinaza es el equivalente, en cuanto a la contaminación que genera, a la descarga cloacal en crudo de una persona. “Si uno piensa que una destilería pequeña hoy está produciendo 40 metros cúbicos de alcohol, eso equivale, en términos de vinaza generada, a 500 metros cúbicos, volumen que es equivalente a 500 mil litros. Es decir que esa destilería contamina con vinaza lo mismo que los efluentes cloacales sin tratar de una población de 500 mil habitantes”, subrayó. Tecnología tucumana En tanto, Noguera hizo hincapié en la importancia de que "esta tecnología haya sido investigada y desarrollada íntegramente por profesionales tucumanos en nuestra provincia". A propósito, dijo que “es fundamental que hayan trabajado para hacer realidad esta iniciativa profesionales de nuestra provincia, porque en la industria alimenticia la mayoría de la tecnología viene de la mano de empresas extranjeras que están en nuestro país haciendo su agosto; mientras que muchos de los científicos y desarrolladores tucumanos hoy no están teniendo oportunidades como las que le está dando el Ingenio San Juan al ingeniero Perera", manifestó. El funcionario indicó que la SIDETEC participó en la parte de difusión y gestión de este proyecto a favor del medio ambiente, transfiriendo la tecnología y conocimiento y ayudando a que se conozca en todos los ámbitos esta solución integral al problema de la vinaza. "Este efluente no solamente dejará de contaminar, sino que además se convertirá en un subproducto. Esos trece litros de vinaza que se generan por cada litro de alcohol que destila un ingenio azucarero se transformarán en fertilizante, agua y energía", remarcó. Por otro lado, Noguera aseguró que desde esa área seguirán "promoviendo este tipo de soluciones ambientales, no sólo desde la articulación de las tecnologías, sino también mediante el respaldo financiero a través de las distintas líneas de crédito que tiene el área de Ciencia y Técnica de la Nación"


Buscar