Por. Ing. Eduardo Costa (*)

Yacimiento Petrolífero Vaca Muerta: un tesoro energético (Primera parte)

El hallazgo fue anunciado en 2011 y posee un potencial de 22.807 millones de barriles equivalentes de hidrocarburos no convencionales, con lo cual aseguran que se podría lograr el autoabastecimiento del país.

 Loma La Lata se encuentra a unos 100 kilómetros de la ciudad de Neuquén, en la provincia homónima.
Desde hace años, funciona allí uno de los más importantes yacimientos petrolíferos y gasíferos del país, pero el año pasado se dio a conocer que a 3.000 metros de profundidad se encuentra el tercer yacimiento de petróleo no convencional (shale oil) y de calidad más grande del mundo.
"Vaca Muerta", es el nombre que se le dio a la roca madre que contiene este fluido. Un geólogo de YPF al dibujar el mapa de Vaca Muerta sobre una cartulina se dio cuenta de que la forma se parecía al dibujo de una vaca echada. De ahí su nombre.
El hallazgo fue anunciado en 2011 y posee un potencial de 22.807 millones de barriles equivalentes de hidrocarburos no convencionales, con lo cual aseguran que se podría lograr el autoabastecimiento del país.
La formación se extiende sobre una superficie total de unos treinta mil km2 entre las provincias de Neuquén, Mendoza y Río Negro.
A diferencia del gas y el petróleo convencional, que conforman mantos horizontales de fácil acceso, el shale gas y el shale oil se encuentran encapsulados entre las vetas de la roca madre. Por lo que su extracción es más compleja, la roca debe ser perforada de forma horizontal y luego mediante la técnica de fracturación hidráulica -"fraking" en inglés-, cuyo equipamiento especializado tiene costos muy elevados.

Enorme potencial

Para el país, el potencial del yacimiento ubicado en Loma La Lata constituye una posible salida para el déficit energético y para lograr el autoabastecimiento.
¿En qué consiste esta tecnología? Años atrás se empezó a experimentar con perforaciones horizontales que permiten llegar a formaciones rocosas antes inaccesibles.
Los pozos tradicionales siempre tuvieron perforaciones verticales que buscaban reservorios en la llamada "roca almacén". De allí, se llevaba a la superficie el hidrocarburo en forma vertical. Pero ese petróleo almacenado no era generado en ese lugar, sino más abajo, en la denominada "roca madre".
Bajo ciertas condiciones de presión y de calor que haya tenido esa formación rocosa, puede que haya quedado petróleo o gas entre las rocas y que nunca viajó a los almacenes.
Perforando se llega hasta la capa de la roca madre en forma vertical y luego, para los casos de pozos horizontales, se perfora con tecnología direccional que permiten navegar por la roca shale. Después, a través de fracturas hidráulicas, se rompe la formación rocosa, se coloca arena y fluye el hidrocarburo.
Se empezó entonces el estudio del terreno de la formación de Vaca Muerta para la que se contrató a una consultora, Ryder Scott, para relevar un área total de 8071 Km2.
Finalmente se trabajó con un área potencial de 1100 Km2. El 8 de febrero de 2008, YPF presentó las conclusiones. Afirmó que sólo esa área podría incrementar la producción actual de petróleo de la Argentina en 50%, y dijo que hay recursos contingentes brutos de 1525 Mbep (millones de barriles de petróleo equivalentes).

Inversiones necesarias

El ex secretario de Energía de la Nación, Jorge Lapeña, explicó que para que los recursos se conviertan en reservas hay mucho por invertir, especialmente tiempo y dinero. "Un recurso sólo pasa a ser reserva cuando hay certeza de que el hidrocarburo efectivamente está y que es posible poner el yacimiento en producción".
Según estimaciones de Ryder Scott, que son compartidas por el management que fue expulsado de YPF con la confiscación, para poner en producción esos 1100 km2 de Vaca Muerta habría que iniciar un plan de inversiones de unos 28.000 millones de dólares en los próximos años para la realización de 2000 pozos productivos de petróleo. Serían necesarios 60 equipos de perforación adicionales a los 80 existentes en el país.
Algo similar ocurre con el gas. De confirmarse los resultados exploratorios de esa área, se incrementaría la producción de gas del país un 50%. Habría que perforar más de 1000 pozos con una inversión superior a los US$ 14.000 millones de dólares en los próximos años y se necesitarían 40 equipos de perforación adicionales.
Inversiones

Si bien las posibilidades que ofrece Vaca Muerta son millonarias, desde España aseguran que el país no cuenta con el dinero necesario para afrontar los elevados costos de que implica la extracción del shale oil.
Actualmente en este yacimiento, funcionan 15 pozos que producen entre 200 y 600 barriles diarios de petróleo de alta calidad. Sin embargo, es necesario un número mayor para lograr utilidades que modifiquen la balanza energética del país, y por lo tanto una mayor inversión.
YPF detalló, en 2011 cuando anunció el hallazgo, que el desarrollo de este tipo de recursos requiere la utilización intensiva de nuevas tecnologías incluyendo "estimulaciones masivas con la inyección en cada pozo de cientos de toneladas de agentes de sostén (arenas y cerámicas finos tamizados)".
Por esta razón, el país está negociando en la actualidad su asociación con grandes multinacionales especializadas en el sector para lograr hacer frente a la inversión necesaria para la explotación de petróleo y gas no convencional en Neuquén.

(*) Presidente del
Consejo Profesional
de la Ingeniería de
Tucumán-COPIT


Buscar