Ing. Eduardo Valdez *

Ciberespacio: Consideraciones sobre su naturaleza

El ciberespacio es una realidad simulada que se encuentra dentro de los ordenadores y redes del mundo. Es un tema recurrente en la ciencia ficción; "ciberespacio" fue popularizado por la novela de William Gibson “Neuromante”, publicada en 1984.

Prendió en el vocabulario popular y el Ciberespacio fue definido como un espacio virtual de interacción, es decir, como un espacio-sistema relacional; su realidad se construye a través del intercambio de información; es decir, es espacio y es medio. Una red sin interacción entre sus miembros deja de ser una red; la red existe porque existen relaciones entre sus integrantes.
La diferencia entre un espacio físico y un espacio virtual generado en el acto de comunicación es esencial para comprender la naturaleza del Ciberespacio.
De la "alucinación consensual" de Gibson se ha pasado a un mundo virtual, por un lado, pero real por otro, si entendemos como real un mundo en el que es posible realizar acciones y tomar decisiones.
Son cada vez más las zonas de equivalencia o las sustituciones de actividades entre ambos mundos. Ciertas tareas que antes era necesario realizar físicamente, ahora se pueden realizar a través de escenarios virtuales alojados en el Ciberespacio.

Realidad, Virtualidad, Ficción

Hasta hace poco las diferencias se establecían entre "mundos reales" y "mundos ficticios". La distinción entre ellos parecía sencilla. El concepto de "virtualidad" ha complicado bastante las cosas, ya que lo virtual no es lo imaginado/imaginario, como sucede con lo ficticio, sino que en los nuevos escenarios virtuales es posible realizar ciertas acciones, que lo acercan más a una nueva forma de realidad que a una nueva forma de ficcionalidad.

Tipos y niveles de comunicación en el Ciberespacio

Las comunicaciones que se establecen son de tres tipos básicamente:
a) las relaciones de intercambio de información entre máquinas;
b) las relaciones de intercambio de información entre hombres y máquinas; y
c) las relaciones de intercambio de información entre seres humanos a través de las máquinas.
Estos tres tipos no deben pensarse como elementos separados, ya que en el Ciberespacio quienes se comunican directamente son las máquinas. Ellas actúan como mediadoras para posibilitar nuestras comunicaciones interpersonales. El Ciberespacio es, pues, un espacio relacional cibernético, en el que una máquina, que constituyen redes, sirve de medio para que se establezcan comunicaciones entre humanos. El hecho es que estos tres tipos de comunicaciones se dan simultáneamente, formando parte de un proceso.

Ciberespacio y nueva vertebración social

Uno de los fenómenos más destacados de las sociedades industriales y postindustriales es el efecto uniformador que sufren como resultado de las tendencias generadas por la situación de mercado y consumo. La expansión de productos hacia otros lugares tiene como resultado la introducción de costumbres, modas y nuevos hábitos en los que esos productos se inserten.
1. la globalización ha extendido el fenómeno de uniformidad cultural hasta cotas nunca alcanzadas.
2. la uniformidad cultural tiene como función posibilitar una acción efectiva sobre la sociedad desde el punto de vista económico.
3. los Medios de Comunicación masivos tienen como función estimular el consumo proponiendo modelos de comportamiento
4. la dimensión de "ciudadano" ha sido sustituida por la de "consumidor" y la de "Estado" por la de "Mercado", como efectos de un pensamiento básicamente economicista que se extiende a todos los ámbitos.
Ante esta situación, se dan dos posturas básicas ante el fenómeno del Ciberespacio:
a) La de aquellos que lo ven como un instrumento de prolongación de las acciones económicas que realizan en el mundo real.
b) La de aquellos que tratan de convertir el Ciberespacio en un foco de resistencia al avance de las tendencias mercantilistas.
En sus orígenes, el Ciberespacio se presentó como una tendencia contracultural, una forma de resistencia ante la presión que los medios masivos realizaban sobre la sociedad
Las primeras oleadas de "cibercolonos" tenían la sensación de estar creando un Nuevo Mundo virtual, fundando una nueva Utopía, alejados de los sistemas mercantilistas y caducos en los que su vida material se encontraba sumergida.

Ciberespacio e identidad.

Lo que más llamaba la atención de los analistas del Ciberespacio es la cuestión de las identidades, dada la diferente naturaleza de los dos mundos, todo usuario asume una nueva identidad para su participación en el Ciberespacio. Nuestra esencia, que coincide con nuestra presencia virtual, es pura información. Esencia, presencia y existencia, en el Ciberespacio, son las tres caras unificadas de nuestra representación informativa. En el Ciberespacio, somos signo y somos texto. Pasamos a formar parte de una comunidad textual virtual.
En gran medida somos información autodefinida: debemos elegir un nombre, un nick, un alias, que marca nuestro nacimiento como sujetos identificables, se suma el hecho de que nuestra identidad ha de rellenarse solo con información. Nuestra dimensión no es ya física, sino textual. Aparecemos en los textos que generamos (chats, news, correos, etc.) y aparecemos en los textos que otros generan. En la red, somos la suma de todos los textos en los que aparecemos: esa es nuestra presencia-esencia y lo que constituye nuestra historia personal-virtual.
*Vicepresidente del COPIT


Buscar